IMG_0187-2.jpg

Nuestras Creencias

Creo en un solo Dios, Padre todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra, de todo lo visible y lo invisible.

Creemos en un Dios en tres Personas. No creemos en tres dioses. Nuestro único Dios no es solo nuestro rey y Señor, es nuestro Padre Celestial. Somos sus hijos. Él creó todo lo que podemos ver, pero también creó todas las cosas que no podemos ver. Por ejemplo, creemos en los ángeles, en nuestra propia alma y en los demonios. Dios es el Señor sobre todo y tiene todo el poder.

Aunque Él es infinitamente poderoso, nuestro Dios y Padre nos llama a una relación con Él y nos invita a compartir la bienaventuranza eterna en otra realidad invisible: el Cielo.

Creo en un solo Señor, Jesucristo, Hijo único de Dios, nacido del Padre antes de todos los siglos: Dios de Dios, Luz de Luz, Dios verdadero de Dios verdadero, engendrado, no creado, de la misma naturaleza del Padre, por quien todo fue hecho; que por nosotros, los hombres, y por nuestra salvación bajo del cielo.

La Segunda Persona de la Santísima Trinidad es la Palabra de Dios, el Hijo. Esta Palabra de Dios, Jesucristo, procede del Padre. Él "nació" y se "engendró" pero no se hizo. Este es un misterio muy difícil de comprender. Se ha derramado mucha tinta en la teología sobre cómo Jesús puede ser tanto Dios como hombre.

En otras palabras, Jesús es completamente Dios y es eterno, así como el Padre es eterno. Este párrafo enfatiza que hay un solo Dios, pero el Padre, no obstante, es distinto como Persona de la Persona del Hijo.

Los Padres del Concilio de Nicea hicieron todo lo posible para combatir la herejía Arriana que afirmaba que Jesús fue creado y no era verdaderamente Dios. Creemos que Jesús es completamente Dios y completamente hombre. Como la Palabra de Dios, existió para siempre y siempre existirá. Procede del Padre como Dios de Dios y Luz de la Luz, Dios verdadero de Dios verdadero. Entraré en más detalles sobre esto en el quinto párrafo sobre el Espíritu Santo.

También existe la creencia de que es a través de la Palabra de Dios que todas las cosas fueron hechas. Dios nos revela en Génesis Dios habla para crear. Él dice: "Hágase la luz". Y hubo luz. Jesucristo, la Palabra de Dios, fue enviado a una misión por el Padre para descender del cielo para redimir a la humanidad y ofrecernos la salvación.

Y por obra del Espíritu Santo se encarnó de Maria, la Virgen, y se hizo hombre.

Por la libre elección de María, nuestra Madre, y por el poder del Espíritu Santo, la Palabra de Dios se encarnó. Jesucristo, el Verbo increado por el cual todas las cosas fueron hechas, condescendió a participar de nuestra humanidad. El Dios todopoderoso se despojó de sí mismo y tomó la forma de un esclavo, para usar el lenguaje de San Pablo. 

En el rito latín, existe la tradición de inclinarse durante este párrafo en honor a la Encarnación. La Encarnación es literalmente la "encarnación" de Jesús; es lo que celebramos en Navidad. Este párrafo marca uno de los momentos más importantes de la historia de la humanidad. Nuestro Dios se convirtió en uno de nosotros.

Por nuestra bien fue crucificado en tiempos de Poncio Pilato, padeció y fue sepultado, y resucitó al tercer día de acuerdo con las Escrituras. Ascendió al cielo y está sentado a la derecha del Padre. Y de nuevo vendrá con gloria para juzgar a vivos y muertos y su reino no tendrá fin.

Este párrafo está directamente relacionado con el anterior. Jesús se hizo hombre para realizar la obra de nuestra salvación. Fue por nosotros que Jesús fue crucificado. Los Padres del Concilio incluyen, "bajo Poncio Pilato" para mostrar que esta era una realidad histórica. Realmente sucedió. Así también, Jesús realmente resucitó de entre los muertos al tercer día después de ser sepultado.

Cuarenta días después de resucitar de entre los muertos, se elevó al cielo de una manera misteriosa y ahora reina en el cielo como Rey a la diestra del Padre. Creemos que vendrá de nuevo en gloria. Esto es lo que llamamos la Segunda Venida. En la segunda venida de Cristo, todos seremos juzgados; todo lo que hemos hecho quedará al descubierto y habrá verdadera justicia.

 

Esta segunda venida resultará en la desaparición del cielo viejo y de la tierra vieja y el establecimiento del reino eterno de Jesús.

Creo en el Espíritu Santo, Señor, y dador de vida, que procede del Padre y del Hijo, que con el Padre y el Hijo recibe una misma adoración y gloria, y que hablo por los profetas.

Creemos en un solo Dios en tres Personas. La tercera Persona de la Trinidad es el Espíritu Santo, a quien, con razón, también llamamos Señor y dador de vida. Después de todo Dios soplo vida al primer hombre. Este santo aliento de Dios es el Espíritu que da vida y sostiene la vida. Es glorificado y amado como Dios, junto con el Padre y el Hijo. Creemos que el Espíritu Santo, tanto antes como después de la Encarnación, inspiró a los profetas.

 

La Trinidad es el misterio de Dios, como es Él. Es difícil comprender este misterio de una manera significativa. Nuestras metáforas suelen ser materiales, como un trébol de tres hojas o los estados del agua cuando cambia a hielo, o líquido a vapor, y porque son materiales, siempre se quedan cortos de explicación. Dios es espiritual, no material. La mejor explicación que he escuchado de la Santísima Trinidad es la Analogía de la mente de San Agustín. Haré todo lo posible para ofrecer una versión simplificada. Sin embargo, está lejos de ser simple.

 

En nuestras propias mentes, tenemos intelecto y voluntad. Sabemos cosas y actuamos con libertad. Cuando aprendemos o sabemos cosas, tenemos una procesión del intelecto. Cuando actuamos libremente sobre nosotros mismos o el mundo, tenemos una procesión de la voluntad.Si aplicamos análogamente este entendimiento a la “mente de Dios”, vemos una procesión del intelecto y una procesión de la voluntad. Dios es perfecto y por eso estas procesiones deben ser infinitas y perfectas.

 

La procesión del intelecto, dentro de la mente de Dios, es el conocimiento perfecto de Dios el Padre de sí mismo. Esta imagen perfecta de sí mismo es el Hijo. El Hijo, a cambio, perfectamente ama al Padre. Dios es amor. Por lo tanto, la procesión de su voluntad es el amor perfecto que procede como el amor compartido entre el Padre y el Hijo. Este es el Espíritu Santo. Sin embargo, debemos entender que Él no procede en el tiempo, ya que es tan eterno como el Padre y el Hijo.

Creo en la Iglesia, que es una, santa, católica y apostólica. Confieso que hay un solo Bautismo para el perdón de los pecados. Espero la resurrección de los muertos y la vida del mundo futuro.

La Iglesia de Jesucristo es Su Cuerpo Místico. Por tanto, la Iglesia es santa, aunque los seres humanos que son parte de ella no siempre seamos santos. La Iglesia es una porque Cristo es uno. La Iglesia es católica porque la Iglesia es "universal". Católico significa universal. Y la Iglesia es apostólica porque Cristo la fundó sobre los Apóstoles.

Entramos en esta Iglesia a través del único Bautismo de Cristo, por el cual somos limpiados del pecado original, somos injertados en Cristo y nos convertimos en hijos e hijas adoptivos de Dios.

Creemos que cuando Cristo regrese, seremos reunidos con nuestros cuerpos de una manera glorificada, similar al Cuerpo resucitado de Cristo. No sabemos exactamente cómo se verá esto.

Y esperamos la vida del mundo futuro, que es la eterna bienaventuranza en la compañía de los ángeles y los santos en constante alabanza y amor a Dios. No nos faltará nada y todo sufrimiento desaparecerá.

Amén.

Amén significa "sí", "así sea" y "yo creo". Es el único final del Credo que podemos ofrecer como seres humanos. Dios ha revelado todo lo que Él es y todo lo que ha hecho por nosotros, y nuestro confiado y fiel “Amén” es la respuesta de nuestro corazón.